Lagos perdidos II. El ocaso del Lago Chad

En la entrada anterior hablamos del Mar de Aral y de la reducción tan espectacular que ha sufrido, fruto de la sobreexplotación de los recursos hídricos por parte del cultivo intensivo principalmente de algodón. En esta nueva entrada, continuaré con esta misma temática, sin embargo, nos desplazaremos al continente africano, para conocer las causas y consecuencias que han llevado al Lago Chad a estar en una situación crítica.

El Lago Chad, situado entre las fronteras de Chad, Camerún, Níger y Nigeria, es un lago que ha visto reducida su superficie y volumen de agua de forma dramática. Desde su descubrimiento por las colonias europeas en 1823, su masa se ha visto reducida de forma preocupante. Durante la década de 1960, su superficie abarcaba en torno a los 26.000 km2, sin embargo se estima que su superficie actualmente es inferior a 800 km2.

Evolución del Lago Chad en las últimas décadas -Fuente: www.ikuska.com-

Evolución del Lago Chad en las últimas décadas -Fuente: http://www.ikuska.com-

Su ocaso guarda muchas similitudes con el del Mar de Aral, caracterizandose los dos por localizarse en una cuenca endorreica y con un clima árido. Junto a estos factores físicos, también comparten factores humanos, como la mala gestión de los recursos hídricos, fruto de una agricultura intensiva de regadío, provocando que se encuentre en un estado crítico.

A estas similitudes hay que añadir dos características particulares del Lago Chad, que es su escasa profundidad, apenas unos 7 metros de profundidad máxima, que varía en función del régimen de precipitación, hecho que explica sus históricas fluctuaciones y una mayor presión humana.

El lago Chad es un oasis en medio del Sahel. Muestra de su carácter estratégico es que se reparte por cuatro países. Alimentado en un 90% por el río Chari y sus afluentes, el régimen del lago depende directamente de las lluvias tropicales en las montañas de Centroáfrica principalmente donde nacen sus principales tributarios.

Este desastre natural, está teniendo y tendrá dramáticas consecuencias que se agravarán en el futuro, no solo desde el punto de vista ambiental, sino desde el punto de vista humano. A continuación explicaremos las causas de la reducción del volumen del lago y las consecuencias en el medio.

CAUSAS DE LA REDUCCIÓN DEL NIVEL DEL AGUA:

Muchos achacan su reducción al cambio climático y a la desertificación, y es cierto que se ha producido una reducción de las precipitaciones en los últimos cincuenta ños y un incremento en número y tiempo de los periodos de sequía, sin embargo, no es la única causa.

Tras la independencia de las colonias, los nuevos países pusieron en marcha ambiciosos proyectos hidraúlicos en los principales tributarios del Lago Chad. Dentro de estos planes destaca el South Chad Irrigation Project” (Proyecto de Irrigación del Sur de Chad) proyecto llevado en las décadas de 1960 y 1970 que convirtió decenas de miles de hectáreas al sur del Sahel en tierras de regadío. Hay que destacar que el estudio hidrológico se realizó solamente en tres semanas. Como consecuencias tenemos una reducción de los principales tributarios como los ríos Chari y Logone.

A este proyecto, existen otros llevados a cabo en Nigeria, con la construcción de presas y canales en los cauces del Hadejia y Jama’are, destinado al cultivo de arroz, que necesita gran cantidades de agua debido a las altas tasas de evapotranspiración y problemas de escasez de agua.

El decrecimiento más dramático en el tamaño del lago se ha visto en el periodo entre 1973 y 1987, debido a que durante este periodo se comienza a usar masivamente agua para la irrigación. Sin embargo, es durante el periodo entre 1983 y 1994 cuando la cantidad de agua utilizada para los cultivos se cuadruplica.

A todas estas razones hay que mencionar una más, El incremento de la presión humana en la región. Su población se ha incrementado en 40 años un 60%, pasando de 17 millones a alrededor de los 30 millones de habitantes. Este hecho tiene consecuencias directas con una mayor presión en los recursos naturales (entre ellos el agua),  con una mayor ocupación del suelo, una mayor demanda de alimentos o un aumento de la contaminación.

CONSECUENCIAS EN LA REGIÓN:

Desde el punto de vista medioambiental, encontramos varias consecuencias, con un gran impacto, tanto desde el punto de vista hídrico, como en la biodiversidad:

  • La primera y la más obvia de las consecuencias es la reducción de la lámina de agua y la reducción de los caudales a la mitad de los principales ríos.
  • La aparición de nuevas islas, por la desecación del lago.
  • Una mayor contaminación de las aguas.
  • Esto ha tenido un efecto dominó en otros elementos del medio físico. Entre ellos se pueden destacar una reducción de la biodiversidad. La amenaza de la desaparición de especies vegetales (reducción y desaparición de grandes árboles y especies leñosas, la desaparición de las capas superficiales perennes), animales (no solo piscícolas, sino también de otras especies como hienas, jirafas, antílopes, leones… y el movimiento de especies migratorias).
  • El aumento de la salinidad del suelo.

En cuanto, a las consecuencias humanas son de todos los tipos. No solo económica, sino también social.

Muchos hablan de que la acusada reducción del Lago Chad es la historia anticipada de un desastre humanitario. Hay que tener en cuenta que las regiones donde se encuentra el Lago Chad han sufrido un incremento demográfico muy rápido y en contraposición existe una mayor sobreexplotación de los recursos naturales y sobretodo del volumen de agua disponible para esa población creciente.

Por esa razón se estima que un gran volumen de población se verá obligada a emigrar o por lo contrario, se tendrán que adaptar a un medio cada vez más seco y duro para la vida.

Desde el punto de vista económico, la continua desecación del lago ha supuesto un autentico desastre, para los sectores tradicionales, teniendo un gran impacto en los 9 millones de agricultores, pescadores y pastores que viven en la región. Estos sectores han experimentado una perdida de las cosechas, una mayor mortandad del ganado y un declive en la pesca. Hay que tener en cuenta que la cuenca del Lago Chad, es el hogar de unos 30 millones de personas que dependen directa o indirectamente del lago y otros humedales.

Como última consecuencia podemos mencionar los conflictos existentes desde el punto de vista, no solo de la propia población por unos recursos cada vez mas escasos, sino también geopolítico. Ejemplo de ello es la existencia de problemas fronterizos, como ocurre en la región de Darak entre Nigeria y Camerún.

¿FUTURO?

Las predicciones atisban que el lago se secará por completo en 20 años, teniendo en cuenta un deficiente consumo de agua y una población que crece rápidamente.

Existen planes y propuestas como la transferencia de agua Ubangui-Chari  (afluente del Congo), un plan parecido vimos en el caso del Mar de Aral con un proyecto que transvasaría parte del agua de ríos siberianos como el Irkustk y el Obi. Sin embargo, al igual que ocurre con el proyecto de trasvase de los ríos siberianos, es un proyecto muy costoso (6 millones de euros solo el estudio de viabilidad. También existe otra razón en contra y es que la mayoría de los científicos europeos, están convencidos de que debido al agotamiento de los acuíferos subterráneos de la cuenca del Chad, este proyecto tendría un efecto negativo.

 

Transferencia del Ubangui al Lago Chad -Fuente: www.journaldebangui.com-

Transferencia del Ubangui al Lago Chad -Fuente: http://www.journaldebangui.com-

Otro proyecto hídrico más ambicioso si cabe es el “Proyecto Transaqua” que supondría la transferencia de 100.000 millones de metros cúbicos de agua de los afluentes de la cuenca del río Congo, y llevarla al lago Chad. Supondría un aumento de las superficies cultivadas y aseguraría el alimento a 100 millones del personas. Este proyecto permite la navegación y por consiguiente unas perspectivas muy buenas para las economías de centro de África. En 2001 surge INTERAFRICA, que tiene como objetivo poner a disposición de la población libia una fuente de agua regenerable, pasando por el lago Chad. La aplicación de ambos proyectos panaficanos conllevaría la conexión por extensa red de carreteras el Océano Indico (Mombasa ,Kenia), e Atlántico (Lagos, Nigeria) y el Mediterráneo (Trípoli, Libia) a través de sus principales puertos.

Sin embargo, a pesar de los proyectos la solución más efectiva y a corto plazo, pasa por una gestión más responsable y efectiva de los recursos hídricos, con una mejora de los canales de riego y un uso más eficiente en los cultivos.

La escasa profundidad del lago y su histórica fluctuación, da esperanzas de una recuperación de este, sin embargo esta depende de la gestión sostenible de los recursos.

Fuentes:

http://earthreform.org/lakechaddesertification/

http://allafrica.com/stories/201205240556.html

http://www.ikuska.com/Africa/natura/lago_chad/lago_chad.htm

http://www.journaldebangui.com/article.php?aid=277

http://news.nationalgeographic.com/news/2001/04/0426_lakechadshrinks_2.html

http://www.youtube.com/watch?v=4Np7u53hdH8

Esta entrada fue publicada en Agua, Medio Ambiente, Recursos Naturales. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lagos perdidos II. El ocaso del Lago Chad

  1. Pingback: Lagos Perdidos III: Requiem por el Mar Muerto | + GEOGRAFÍA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s