La geografía sale del armario

En esta nueva entrada, en la que posiblemente el título llame la atención, no busco el morbo de hablar de geógrafos homosexuales ni nada por el estilo, sino que aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid y que recientemente el Tribunal Constitucional avaló el matrimonio homosexual en España, he decidido tratar un tema como es las relaciones entre espacio geográfico y el colectivo homosexual.

El estudio de la homosexualidad por las ciencias sociales y por ende por la geografía no es entendible, si no se tiene en cuenta la evolución de las últimas décadas, las profundas transformaciones socioeconómicas y culturales, una mayor tolerancia y una mayor libertad sexual, que han hecho que la homosexualidad haya sido aceptada por la sociedad como algo normal (en los países desarrollados, donde se ha concentrado la mayoría de estos estudios).

Los estudios de la homosexualidad por parte de la geografía contemporánea, se engloban dentro de la geografía social y cultural, aunque también hay un compromiso por parte de la geografía política y económica, entroncándose dentro de la “Queer Theory” (teoría marica), desde un punto de vista muy reivindicativo.

En España, al contrario de lo que ocurre en otras regiones del mundo, la bibliografía geográfica todavía es corta, siendo los artículos que he encontrado los siguientes:

Según Fernández Salinas, V (2007) en “Comunidad Gay y espacio en España”, los argumentos que justifican la relación entre geografía y homosexualidad pueden clasificarse de la siguiente manera:

  • Cuando se habla de cultura gay y homosexual, se habla de una cultura homogénea en todos los lugares del planeta, sin embargo, existen algunos trabajos que relacionan homosexualidad y culturas no occidentales.
  • Estudios que relacionan comunidad gay y espacio urbano. Aquellos barrios donde una parte de esta comunidad se concentra. Esta concentración responde a la creación de espacios seguros frente a ataques homófobos, creando barrios con un carácter propio.
  • Desde un análisis económico, relacionando comunidad sexual, con servicios específicos (comercio, hostelería, moda…). Creándose espacios urbanos con cierto carácter elitista, ya que se convierten en barrios de poder adquisitivo medio-alto. Además de este aspecto, aparecen otros elementos para el análisis geográfico como son los viajes de ocio y las vacaciones, apareciendo especializaciones en los destinos turísticos, con una orientación gay.
  • El estudio de  enfermedades VIH en el territorio y en las ciudades. Con una doble perspectiva: Una es de carácter técnico-epidemiológico sobre la propagación de la enfermedad y para elaborar campañas y estrategias de prevención y control (Fernandez  Salinas mencionando a Gould, P., 1993). Otra asume la enfermedad como un contenido más del activismo homosexual y posee una visión social mucho más patente (Fernandez Salinas mencionando a Brown, M., 1997)
  • Estudios sobre geografía histórica de la homosexualidad, relativamente reciente.

ImagenBarrio de Castro (San Francisco, EE.UU.) -Fuente http://www.goodenoughmother.com

Desde el punto de vista espacial se ha creado el concepto “visibilidad gay”, este concepto está relacionado con las actitudes sociales de un determinado espacio ante el colectivo homosexual, habiendo espacios más abiertos y otros más retrógrados y homófobos. En función de esto la visibilidad puede ser clasificada como: amplia, media, reducida o nula. Esta visibilidad es fundamental para conocer el grado de madurez y la capacidad de la comunidad gay para organizarse y reclamar situaciones de igualdad (Fernández Salinas, 2007). Por ejemplo, no es igual el grado de tolerancia con este colectivo en España, que en China o Irán, o a otra escala más pequeña, no existe la misma tolerancia en San Francisco que en un pueblo de Kentucky.

Imagen

Fuente: Fernández Salinas, V: ¿UN PLANETA FUERA DEL ARMARIO? LA VISIBILIDAD GAY COMO OBJETO DE ESTUDIO GEOGRÁFICO

En definitiva, existen pocas fuentes respecto al tema, sin embargo existen realidades territoriales a diferentes escalas (mundial, regional y local), siendo un tema que aún está poco desarrollado por la geografía, y que puede expresar ciertas realidades de un determinado espacio.

Esta entrada fue publicada en Geografía Social y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La geografía sale del armario

  1. naturadicta dijo:

    Sí que es cierto que algunos barrios, como por ejemplo el de Chueca en Madrid, están identificados como lugares en los que se concentra una buena parte de la población gay de las ciudades. También es cierto que tanto el comercio como otros servicios están completamente orientados a esta cultura, cultura que mueve montañas y es capaz de hacerse oir y respetar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s