Huracanes, Sandy y el fenómeno "Storm Surge"

La temporada de huracanes ha empezado en Estados Unidos, en los últimos días hemos observado que tanto la prensa estadounidense, como la prensa internacional, se ha hecho eco de este fenómeno extremo, anunciando la llegada del Huracán Sandy a EE.UU., habiendo pasado anteriormente por diversos territorios del Golfo de Méjico. Este fenómeno está trayendo consigo: rachas de viento muy fuerte, precipitaciones intensas, un fuerte oleaje costero y previsiblemente grandes pérdidas sociales y económicas en comercios, en mobiliario urbano, además de un trastorno en la vida de la población.

Ante esta situación y centrándonos en la franja costera, ha estado presente el fenómeno denominado “storm surge” o marejada ciclónica.  Consiste en el aumento del nivel del mar, que inunda una parte de la franja litoral, debido a la coincidencia de varios factores: fuertes vientos que conlleva un fuerte oleaje (a su vez depende de la topografía sumergida), la existencia de bajas presiones que incrementan el nivel medio del mary las mareas (sobre todo con la pleamar) en el caso del Huracán Sandy coincide con luna llena por lo que se ha producido un incremento del nivel del mar por encima de lo normal. Este fenómeno es causante de alrededor del 90% de las víctimas en los huracanes, sin embargo, no solo ocurre en los huracanes, sino es común en otras situaciones atmosféricas de baja presión.

 

Estas inundaciones pueden agravarse debido a las intensas precipitaciones, que pueden hacer aumentar localmente el cauce de ciertos cursos fluviales, que combinado con el fenómeno storm surge, puede hacer de efecto tapón y agravar las inundaciones en las desembocaduras de los cauces.
Por otro lado, dentro de los sistemas de prevención del gobierno estadounidense se encuentra, el Centro Nacional de Huracanes que a través del modelo SLOSH (acrónimo de Sea, Lakes and Overland surge from hurricanes) evalúa la peligrosidad de los storm surge, teniendo en cuenta un gran número de variables (presión, viento, trayectoria, velocidad de avance, tamaño…). Utilizando este cálculo a los factores locales (caminos, puentes, profundidad del agua, bahías, ríos…). También tiene en cuenta las mareas, pero no incluye precipitación, caudal de los ríos o las olas impulsadas por el viento. Sin embargo, estos datos se ajustan con los resultados del modelo en el análisis de las áreas de riesgo.

Playa erosionada por el fenómeno “Storm Surge” (Fuente wunderground.com)
A pesar de las medidas de prevención, el poder destructivo de este fenómeno tiene como resultado, la pérdida de vidas humanas, la destrucción de mobiliario e infraestructuras, la erosión y transporte de materiales sedimentados en los sistemas litorales arenosos, incluso la intrusión de agua salada en el continente y que puede a ser perjudicial para la vida humana.
Antes y después del “Storm Surge en la Península de Bolivar (Fuente: nhc.noaa.gov)
 
Para más información os dejo un enlace que explica bastante bien el fenómeno http://www.nhc.noaa.gov/surge/
Esta entrada fue publicada en Huracanes, Riesgos Naturales y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s